Todo lo que necesitamos conocer sobre la soja verde edamame

¿Qué es el edamame y como reconocerlo?

El edamame son habas de soja tiernas recogidas antes que maduren.

Las vainas son de color verde, muy similares a las de los guisantes y habas. Al final todas son leguminosas, si bien su tamaño es más bien pequeño.

El interior de la vaina del edamame es de color más claro y es levemente acolchado. Suele tener tan solo 2 o 3 habas de soja dentro bien separadas. Al contrario de los guisantes que van todos seguiditos dentro de la vaina.

Una curiosidad sobre las vainas de edamame es que son peluditas, es decir, están recubiertas de una pelusilla suave. Característica realmente útil para distinguirlas bien.

¿Cómo podemos comer el edamame?

Lo normal, y a lo que nos hemos habituado los asiduos a los restaurantes asiáticos, es a tomar el edamame como piscolabis. Se sirve, frío o caliente, con su vaina y se adereza con diferentes condimentos.

Pero también podemos utilizar sólo las habas de edameme para preparar ricas ensaladas, risottos, platos de pasta, sopas y dips o cremas de untar.

Lo mejor es que, el edamame, tiene un sabor muy suave que combina con la enorme mayoría de ingredientes. Las opciones son prácticamente infinitas.

¿Cuáles son sus propiedades del edamame?

El edamame, de la misma manera que la soja, es una fuente de proteína de origen vegetal. Aunque sus propiedades no solo se quedan ahí, también es rico en fibra, calcio, isoflavonas, vitamina K y minerales como potasio, magnesio y manganeso.

Favorece el sistema cardiovascular. El incremento del consumo del edamame como alternativa a la proteína de origen animal es ideal para combatir y controlar los niveles de colesterol (LDL) y de enfermedades del corazón. Además, tiene un compuesto que regula la presión arterial mejorando en general la salud cardiovascular.

Reduce el desarrollo de células cancerígenas. El edamame aporta a nuestra dieta isoflavonas como la genisteína, con propiedades antioxidantes y un potente inhibidor del proceso cancerígeno.

Rico en fibra. Así que ayuda contra el estreñimiento. Además de esto es muy saciante lo que lo transforma en un ingrediente a tener en cuenta en dietas de adelgazamiento.

Ayuda a quitar toxinas. No sólo trabaja contra el estreñimiento, además de esto el edamame actúa como diurético favoreciendo la eliminación de toxinas y previniendo las infecciones.

Previene la anemia. Tiene un aporte alto en hierro y cobre que incrementan las defensas y refuerzan el sistema inmunológico evitando de esta manera posibles enfermedades, infecciones y virus.

Fortalece la densidad ósea. El consumo de edamame aporta a nuestro cuerpo minerales como calcio, potasio, magnesio, manganeso y vitamina liposoluble de tipo K que fortalecen el tejido de las articulaciones, acrecientan la densidad muscular y fortalecen la densidad de los huesos manteniendo a raya la osteoporosis.

Reduce los síntomas de la menopausia. El edamame contiene isoflavonas, estrógenos naturales, que ayudan a regular los estados sensibles, los sofocos y otros trastornos propios del climaterio. Además también ayuda en caso de menstruaciones excesivas.

Deja un comentario