7 Plantas medicinales que puedes cultivar en casa

La salud es un punto que debes cuidar especialmente, puesto que de ella depende tu calidad de vida y tu productividad en todos los proyectos que quieras realizar. Es por ello, que contar con alguna ayuda extra y natural puede hacerte mucho más fuerte y saludable, previniendo las enfermedades.

El cultivo de plantas dentro del hogar puede ser beneficioso para crear un ambiente mucho más ligero y para mejorar el clima de tu casa, siendo muchas de ellas aromáticas. Además, algunas de estas plantas pueden ayudarte a cocinar y ser medicinales, lo cual le aumenta la importancia al hecho de que las cultives tú mismo, para tener acceso a ellas cuando las necesites.

Ajo

Es el rey de la cocina y una de las plantas medicinales tradicionales que puedes decidir plantar en casi cualquier época del año. El ajo es conocido por el sabor que le da a las comidas, siendo indicado para agregarlo a casi cualquier preparación. Sin embargo, también mantiene propiedades medicinales que lo hacen ser mucho más valioso.

En general, no necesita muchos cuidados, por lo que no te dará gran cantidad de trabajo, solo necesita un poco de luz natural y tener el suelo bien drenado para desarrollarse debidamente.

Asimismo, sus propiedades son numerosas siendo indicado para combatir la congestión nasal y, con en una preparación con aceite de oliva, puede ayudar contra el dolor de oído. Otras de sus ventajas es que actúa como antibacteriano, antioxidantes, anticoagulantes y antibiótico, entre muchas otras cosas que puede hacer este producto natural.

Ajenjo

Esta planta es muy conocida por sus dotes para curar el mal aliento, el ardor estomacal, anemia y los dolores menstruales. De igual forma, es muy efectivo en lo que a repeler insectos se trata, incluyendo garrapatas y piojos.

Igualmente, el ajenjo cuenta con una popularidad medicinal que nace en la China tradicional hace miles de años. Su amargo sabor suele disgustar a muchos, aunque sus cualidades ayudan a una infinidad de problemas del organismo contando al hígado.

Para su cultivo no necesita de muchas cosas, se adapta a suelos pobres y a diversas condiciones climáticas. Para su desarrollo es mejor que la siembres en tierra arcillosa.

Albahaca

Siendo una planta que puede ser criada en el interior de tu hogar, la albahaca puede ser utilizada tanto para preparar comidas como para elaborar remedios naturales. Sus únicas necesidades son las de agua abundante y el abono regular. Deberás tener una maceta con buen drenaje y colocar en un sitio que no sea demasiado frío.

Entre sus propiedades podrás encontrar que es muy buena con los problemas digestivos, así como con fiebre, inflamaciones de garganta y resfriados. Además, es antiespasmódica, ayudando a prevenir flatulencias y calmando dolores de estómago o intestinales.

Por otro lado, también se utiliza para que las madres lactantes puedan producir más leche, mejorar la visibilidad de las personas y regular el sistema nervioso. Es ideal contra la fatiga y la depresión, puesto que es un activador natural del sistema inmune.

Aloe Vera

Una de las plantas medicinales más utilizadas alrededor del mundo, gracias a su facilidad para cultivarse y reproducirse, así como a su infinidad de usos y propiedades.

El aloe vera o sábila no necesita un cuidado especial, su cultivo puede darse en casi cualquier parte y además de contar con un buen drenaje, no necesita nada más.

Su mayor uso se encuentra destinado al cuidado de la piel. Es especial para quemaduras, heridas, picaduras de insectos u otros animales, cicatrices e hidratación. También tiene beneficios controlando el acné y la aparición de arrugas.

Puede ser utilizada para bajar de peso, devolver el movimiento natural al intestino, limpiar la sangre y acondicionar el cabello. Aunado a ello, mantener una planta de Aloe Vera dentro de casa, favorece la purificación del aire de manera natural.

Apio

Otra planta que puedes tener en maceta es el apio. Sus requerimientos son más específicos, necesitando un clima cálido y muchos nutrientes para poder desarrollarse de manera adecuada.

Entre sus beneficios puedes encontrar que es conveniente para combatir el estreñimiento, disminuir el colesterol, reducir la inflamación y reponer los electrolitos perdidos a causa de actividad física.

Árnica

Uno de los problemas de la siembra de árnica en casa es que su planta es tóxica, por lo que deberás tener cuidado con los niños y las mascotas. Asimismo, es conveniente que la cultive de forma aislada o en una maceta individual.

Se encuentra entre las hierbas y plantas medicinales debido a su potente efecto antiinflamatorio, siendo indicada para el tratamiento de hematomas, esguinces, enfermedades reumáticas y picaduras de insectos.

Orégano

Otra especie que es buena en medicina y en el ámbito culinario, haciendo que puedas sacarle mucho provecho a su cultivo. Por lo general, puedes encontrar dos tipos de orégano, el conocido de hojas alargadas que se seca como especia para cocinar y otro mucho más redondeado, el cual se utiliza para remedios caseros más que todo.

No obstante, ambos cuentan con propiedades especiales para ayudar al organismo a desarrollarse de manera adecuada, prevenir enfermedades y atenuar los síntomas de cualquier padecimiento que puedas tener.

Para su cultivo no debes tener cuidado del clima, puesto que se da igual en cualquiera de ellos. Le gusta la luz del sol, aunque puede desarrollarse en la sombra también, solo deberás comprobar que su suelo se encuentre húmedo y nutrido. Igualmente, es una planta de rápida propagación.

En cuanto a sus propiedades es antihongos, antihistamínico, alivia enfermedades de la piel, la congestión nasal y pulmonar, favorece los procesos estomacales, alivia malestares musculares contando los causados por la menstruación, es antioxidante y estimula el sistema inmune. Adicionalmente, se le atribuyen beneficios para la pérdida de peso y el cuidado de los dientes.

Medicina tradicional

Si bien tomar medicamentos para las enfermedades es lo correcto, obtener un poco de ayuda de la naturaleza puede ser beneficioso, puesto que no incluye químicos ni otros elementos nocivos y no se le conocen contraindicaciones generales. Aunado a ello, te saldrá mucho más barato y puedes utilizarlo siempre que lo necesites.

Deja un comentario